Los 5 edificios más emblemáticos de Londres

Londres desde siempre ha atraído a los visitantes de todo el mundo. Parte de su encanto proviene de los edificios tan bonitos que realmente recrean la vista y que están construidos en todos los estilos posibles. Algunas de las construcciones como Big Ben, son el símbolo de la ciudad y de toda Inglaterra.

londres-big-ben

La carga histórica que llevan la mayoría de ellos se puede apreciar en pequeños detalles, como los muros agrietados. Sin embargo se ha procurado restaurarlos en la medida de lo posible y hacerlos aprovechables para diferentes usos, por ejemplo, como museos, teatros o mausoleos.

Las construcciones de Londres llevan mucho tiempo en pie, y aun hoy día siguen asombrando al mundo con su robustez y fortaleza. A pesar del paso de los años, siguen resistiendo como muchos siglos antes resistieron los caballeros ingleses durante la toma de Londres.

Torre de Londres

Localizada en el centro de Londres, concretamente al lado del río Támesis, su nombre verdadero es “Palacio Real y Fortaleza de su Majestad”. El castillo fue construido por Guillermo el Conquistador, cuando a la cabeza de un ejército de normandos, franceses y bretones conquistó Londres hace más de 10 siglos.

Ha tenido muchos usos, entre ellos fue una prisión (donde cuenta la leyenda que fue decapitado Jorge de Clarence acusado de conspirar contra Enrique IV) y una vivienda para fieras. Actualmente la Torre se encarga de custodiar las joyas de la Corona Real Británica.

Se considera que la Torre de Londres es el edificio más emblemático de la ciudad, y sus alrededores son los más prestigiosos para vivir. Se alquilan viviendas lo más cerca posible de la construcción, por ejemplo, los apartamentos en Londres de Localnomad se sitúan muy cerca, en el distrito de Kensington (pasando Green Park  y The Mall).

Palacio de Westminster

Nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Palacio de Westminster o el Parlamento (el nombre proviene de la función que ejerce el edificio hoy día), es la segunda construcción más singular de Londres en lo que a la arquitectura se refiere.

Edificado en estilo neogótico, destaca por el hecho de que a pesar de haber sido la idea inicial utilizarlo para la residencia de los monarcas, casi nunca ha residido ninguno allí.

Por haber sido abandonado durante tiempo y sin ejercer ningún rol específico en la sociedad londinense, se decidió aprovecharlo como emplazamiento de la cámara para los lores y los comunes, estando las mismas separadas entre ellas.

El Palacio de Westminster asimismo aloja la renombrada Torre de Big Ben, que sale todos los años en la televisión durante las campanadas del Año Nuevo.

Palacio de Buckingham

Concebido en un principio con un hotel boutique por el primer duque de Buckingham, no tardó mucho en ser adquirido por Jorge III de Inglaterra para ser convertido en los aposentos reales tan lujosos como sólo lo permitía la imaginación.

Los adornos primitivos (consistentes en lapislázuli de colores brillantes en todas la paredes) fueron desechados y se optó por una decoración más clásica en tonalidades pastel y claras.

Además se han reformado y se han ampliado las habitaciones, la fachada (añadiendo el balcón en la que da a la calle) y todas las demás instalaciones, creando el palacio que hoy día conocen los turistas de todo el mundo.

La familia real británica con la reina Isabel II a la cabeza son los inquilinos actuales del castillo. Hace pocos meses ha tenido un acontecimiento inolvidable, el nacimiento del nieto de la reina que heredará el trono y es el tercero en la línea de sucesión.

Palacio de Kensington

Localizado en los jardines del mismo nombre, el Palacio de Kensington sorprende por la sobriedad de su estilo y sus colores rojizos.

Este palacio fue dado en propiedad a diferentes miembros de la familia real de Inglaterra para que pudieran vivir en el mismo. Como curiosidad cabe mencionar que allí residió Diana de Gales y se puede ver una exposición fotográfica dedicada a ella. Entre otros inquilinos famosos que ha pasado los días allí se podrían mencionar los duques de Gloucester o los duques de Cambridge.

La abadía de Westminster

Conocida entre los habitantes de Londres como “Iglesia colegiata de San Pedro de Westminster”, la abadía o catedral es la principal de la ciudad y destaca por su tamaño grande.

Justo al costado de la misma se encuentra el Palacio de Westminster que hemos mencionado más arriba.

La abadía original donde luego se emplazaría la catedral estuvo hecha en estilo románico por los monjes benedictinos. Posteriormente se derribó todo y se hizo una obra nueva en estilo gótico actual que destaca por sus altas torres y sus impresionantes ventanales y rosetón.

Desde hace varios siglos la catedral es el lugar de descanso de diferentes personalidades destacadas de Inglaterra, como reyes o científicos, entre los que cabe mencionar a Charles Darwin o Alexander Pope.

Compartir escapadaFacebookGoogle+EmailPinterestTwitter