Picos de Europa, un lugar para disfrutar

Mar o montaña. Una duda casi existencial que ha recorrido cientos y seguro que hasta miles de conversaciones a lo largo de los años, meses antes de planificar las vacaciones. Y quizá ambas cuestiones converjan en una sola cuando se habla de los Picos de Europa, un paraíso a la altura de la montaña, pero a los pies del mar.

Asturias, patria querida

Como dice la canción, “Asturias, patria querida…”. Si alguien ha visitado esta norteña zona de la Península Ibérica seguro que ha quedado prendado por multitud de encantos que ofrece toda la zona asturiana. Y uno de sus mejores y más atractivos exponentes son los imperiales Picos de Europa. Situados a los pies del Mar Cantábrico. Uno puede salir de disfrutar de un placentero baño marino y comprobar cómo ante sí se levantan una imponente cordillera que esconde entre sus montes toda una variedad de fauna y flora ibérica. Auténtico paraíso verde, los Picos de Europa son un reclamo ecológico y ambiental, toda una exposición vital de relajación y turismo activo que recibe anualmente miles de turistas. Y es que esta zona tiene un particular encanto que las gentes que pueblan sus laderas han sabido aprovechar y resguardar de otras zonas muchos más explotadas. En los Picos de Europa se puede sentir la naturaleza virgen, y se puede apreciar el gusto del aire marino combinado con el verde de sus montes.

Turismo activo

Uno de sus principales atractivos es la gran cantidad de actividades lúdicas y deportivas que se pueden encontrar en sus cercanías. Rutas en quad, paseos en caballos, trekking, descenso de barrancos, piraguas y canoas, escalada, rutas a pie… un sinfín de actividades que más allá de ser deportivas tienen una connotación relajante que no se consigue en ninguna otra zona del cantábrico. Los Picos de Europa son un reclamo turístico para toda la comarca que ven cómo año tras año los turistas repiten experiencias, que por otro lado están al alcance de todos los bolsillos. Alrededor de esta zona se presentan también actividades culturales y gastronómicas de primera índole que hacen de este territorio un cúmulo de sensaciones, todas ellas positivas. Degustar la fabada asturiana, saborear la famosa sidra, sus productos locales como los quesos o los embutido; los productos marítimos y de su huerta… La frescura y sabor de todo lo que rodea la gastronomía asturiana encaja perfectamente en el entorno de esta cordillera cantábrica, tan natural y particular como sus gentes. Poblaciones pequeñas, con habitantes encantadores y trabajadores que han permanecido impasibles al paso de los años. Eso sí, para disfrutar con la más absoluta autonomía y libertad de estos maravillosos parajes, resulta casi imprescindible disponer de un vehículo. Algunas páginas web como www.alquilerdecoches-online.es ofrecen una gran variedad de opciones. En fin, Picos de Europa es, ante todo, un lugar para disfrutar.

Compartir escapadaFacebookGoogle+EmailPinterestTwitter