Somiedo, el paisaje sostenible

El viaje por las seis Reservas de la Biosfera de Asturias debe comenzar por Somiedo. Nos  obliga la cortesía debida a un espacio que es Parque Natural desde 1988 y Reserva de la Biosfera desde 2000. Somiedo es, además,  una de las muestras más claras de cómo la relación entre el hombre y la biosfera se ha sabido mantener durante siglos con respeto mutuo. Las aportaciones del hombre el paisaje, desde la vivienda hasta su actividad agrícola, artesana o ganadera, se han basado en la integración y el equilibrio. La arquitectura tradicional de la zonas, resumida en la casa somedana y en las “cabanas” con techo de teito, es un ejemplo de sostenibilidad, un concepto en el que se afanan las nuevas generaciones de arquitectos con el fin de propiciar el ahorro de recursos y aprovechar las energías renovables. Hace siglos que las gentes de Somiedo aplican la sostenibilidad como forma de vivir, trabajar y aprovechar los medios naturales a su alcance.

vistas-Somiedo

Vistas Somiedo

Somiedo ofrece en sus más 29.000 hectáreas de espacio natural un abanico de paisajes y tantos accidentes geográficos y naturales como los que permite un relieve que sube desde los 400 a los 2.000 metros sobre el nivel del mar y se reparte entre cinco valles que jalonan otros tantos ríos. Aristóteles dijo hace más de veinticinco siglos que “la naturaleza no hace nada en vano”, una afirmación que se verifica en Somiedo. La variedad geológica de la zona ha creado a lo largo de los siglos uno de los conjuntos lacustres más interesantes de Asturias. En el Parque Natural de Somiedo podemos visitar el lago del Valle, el mayor de Asturias, así como los lagos de Saliencia y las lagunas del Páramo. La visita a estas zonas con un guía experto puede ser una de las experiencias más inolvidables de nuestro paso por las tierras somedanas. Otra opción es hacer ese camino a caballo, atravesando las brañas en las que la trashumancia ha dejado las huellas arquitectónicas de las cabanas de teito, refugios naturales ligados a la ganadería y el pastoreo.

El primer acercamiento a Somiedo suele sorprender porque nos adentramos en un espacio realmente natural, con un 60% de sus ingresos procedentes de la ganadería y una población que apenas supera las 1.500 personas, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística. Estas circunstancias dan al entorno una singularidad que encandila al viajero. Paco Nadal, uno de los más prestigiosos blogueros especializados en viajes ha escrito en fechas recientes que “creo que no se exagera al decir que el parque natural de Somiedo, en Asturias, es una de las grandes zonas salvajes de Europa occidental”.

Naturaleza, cultura, etnografía, paisajes, rutas… Somiedo y su entorno presentan una oferta muy tentadora para el viajero y rematada con propuestas hoteleras y hosteleras muy apetecibles. Sobre ellas volveremos en otro paseo por esta Reserva de la Biosfera.

Más que una postal

Los buscadores de postales lo tienen fácil en Asturias. Los rincones en los que la naturaleza asturiana es arte por si misma se multiplican. Para confirmarlo solo es necesario ver cómo cambia con las diferentes luces del día la gama de colores que ofrece un bosque en otoño, captar entre la bruma las lejanas y nevadas cumbres de los Picos de Europa, u observar como el azul del mar Cantábrico no es nunca el mismo. Los cazadores de postales están de enhorabuena, aunque deben ser advertidos de que una foto, por muy buena que sea, es naturaleza muerta si no se completa con los recuerdos y las vivencias de un viaje que haya resultado especial. Lo que más define a Asturias es la interacción entre la naturaleza y los seres humanos, la capacidad que han tenido las distintas generaciones para explotar los recursos naturales sin esquilmarlos haciendo posible que hombre y biosfera se hayan complementado desde hace siglos y hasta la fecha. Esta es la razón por la que Asturias reúne en su pequeño territorio casi 4.000 kilómetros cuadrados de espacios declarados por la UNESCO Reservas de la Biosfera, seis territorios que son mucho más que una postal porque, además de paisajes, ofrecen un retrato de la naturaleza en estado de vida permanente. El Club de Producto Reservas de la Biosfera de Asturias es la organización que se encarga de divulgar, promocionar y coordinar los recursos naturales, empresariales, culturales y turísticos de las reservas de Somiedo, Muniellos-Fuentes del Narcea, Redes, Picos de Europa, Oscos-Eo y Las Ubiñas-La Mesa.

web del club

Web del club

Cada uno de estos territorios es un argumento que aleja a Asturias del tópico y la postal, enfoques muy parciales y estereotipados de una realidad geográfica, etnográfica, natural, social y cultural de una riqueza casi inabarcable. Las seis Reservas de la Biosfera de Asturias son el gran angular que ofrece la panorámica de una comunidad autónoma con una riqueza de posibilidades para el viajero mucho más amplia que la ofrecida durante años por imágenes turísticas demasiado fijas, demasiado pequeñas y excesivamente simplistas.

Una simple ojeada a las experiencias que se pueden vivir en las reservas de Asturias, o un repaso a los más de 155 productos hoteleros, hosteleros y de actividad diversa que ofrecen las empresas locales asociadas al Club, dan una idea cabal de una propuesta de itinerarios y visitas muy alejada del turismo convencional. La diferencia estriba en que las seis Reservas de la Biosfera de Asturias presentan al viajero lugares, tradiciones, actividades, naturaleza, cultura y, sobre todo, unas formas de vida que siguen adelante cogiendo el relevo de una forma de entendimiento entre el hombre y la tierra que van más allá del tópico y la foto fija por muy hermosa que sea.

Casas de campo en Asturias

Las opciones de turismo en Asturias son numerosas, por la gran pluralidad de sugerencias que presenta al visitante, entremezclando lo urbano, lo rural y la cultura con la magia personal de su gente.

La oferta turística en Asturias sobresale especialmente en comparación otras bellas zonas de la geografía española, en esa magia de antaño que permanece sin cambios preservando una riqueza cultural de inmenso valor.

Su paisaje, su tradición, su gastronomía, y su enorme oferta de casas rurales Asturias, brindan al turista todo lo que se necesita para su descanso rodeado de un paisaje sensacional, conformado por monumentos, reservas naturales y parajes protegidos.

Asturias by SuperKarmen

Las casas rurales de Asturias están enclavadas en acogedoras aldeas y la mayoría en parajes de sensacional belleza. Todas ellas, poseen la arquitectura típica de la zona que les da un atractivo particular, lo cual hace que el visitante anhele regresar.

El bosque de la armada invencible

Por iniciativa del Principado de Asturias, en noviembre de 2000, el Consejo Internacional de Coordinación del Programa Hombre y Biosfera (MAB), de la Unesco, aprobó la declaración de Muniellos como Reserva de la Biosfera, integrándola en la red mundial que tutela este organismo. En 2003 la reserva se amplió a todo el territorio del Parque Natural de Fuentes de Narcea, Degaña e Ibias. La Reserva de la Biosfera de Muniellos-Fuentes del Narcea es otra de las seis piezas que forman parte del Club de Producto Reservas de la Biosfera de Asturias y, al igual que sus cinco hermanas, es una caja de sorpresas para el viajero porque sin salir de los tres concejos que la integran, -Cangas del Narcea, Ibias y Degaña- se puede viajar por la historia de la minería romana del oro, conocer los secretos de vino de Cangas, entrar en la vida del escritor e hijo de estas tierras Alejandro Casona,  o pasear durante unas horas por el vientre de un bosque que llegó a ser el mayor astillero de España: Muniellos. ¿Un bosque que fue astillero? Así es, porque los recursos naturales este inmenso robledal, uno de los mayores y mejor cuidados de Europa, han sido explotados desde el siglo XVI. Con madera de los árboles de Muniellos se repararon los barcos que volvieron de la Armada Invencible.

Bosque-Muinellos

Muinellos

Y como ocurre en todas las Reservas de la Biosfera de Asturias el viajero puede simultanear el descanso con las experiencias. No en vano la filosofía de estos espacios es destacar la la coexistencia sostenible que mantienen desde hace siglos las actividades humanas y los espacios naturales. En el espacio que ocupa la Reserva de la Biosfera de Muniellos-Fuentes del Narcea hay una veintena de alojamientos asociados al Club de Producto Reservas de la Biosfera que permiten disfrutar de los placeres de un hotel rural con todas las ventajas de la profesionalidad y el trato familiar, o alquilar una casa de aldea completa en la que organizar a nuestro aire el tiempo de la visita a esta zona de Asturias. Los servicios que el Club pone a disposición del viajero permiten realizar una planificación completa de la estancia con la selección de aquellos destinos, servicios y visitas que cada uno haya seleccionado como más interesantes. El buscador de recursos es una herramienta muy útil para, de un golpe de vista, saber qué recursos ofrece esta Reserva de la Biosfera, conocer sus detalles de emplazamiento, contacto, forma de llegar o sitio web donde obtener la mayor información posible antes de decidir.

La Reserva Integral de Muniellos es una de las pocas zonas de la Península Iberíca y un referente en cuanto a la protección de la naturaleza dado su enorme valor ecológico. Es un espacio privilegiado donde el roble es el rey, constituyendo el mayor robledal de España y uno de los mejor conservados de toda Europa. Su tupido bosque está formado también por fresnos, avellanos, arces, en la orilla de los ríos por alisos, y diferentes sauces. Entre su fauna, rica y variada, destacan el oso pardo cantábrico y el urogallo, especies protegidas, aunque también es común la presencia de lobos, corzos, jabalís, rebecos y nutrias. Muniellos está declarada Zona de especial Protección para la Aves, con más de cien especies.

Todo esto está reservado para ti. Te esperamos.