Somiedo, el paisaje sostenible

El viaje por las seis Reservas de la Biosfera de Asturias debe comenzar por Somiedo. Nos  obliga la cortesía debida a un espacio que es Parque Natural desde 1988 y Reserva de la Biosfera desde 2000. Somiedo es, además,  una de las muestras más claras de cómo la relación entre el hombre y la biosfera se ha sabido mantener durante siglos con respeto mutuo. Las aportaciones del hombre el paisaje, desde la vivienda hasta su actividad agrícola, artesana o ganadera, se han basado en la integración y el equilibrio. La arquitectura tradicional de la zonas, resumida en la casa somedana y en las “cabanas” con techo de teito, es un ejemplo de sostenibilidad, un concepto en el que se afanan las nuevas generaciones de arquitectos con el fin de propiciar el ahorro de recursos y aprovechar las energías renovables. Hace siglos que las gentes de Somiedo aplican la sostenibilidad como forma de vivir, trabajar y aprovechar los medios naturales a su alcance.

vistas-Somiedo

Vistas Somiedo

Somiedo ofrece en sus más 29.000 hectáreas de espacio natural un abanico de paisajes y tantos accidentes geográficos y naturales como los que permite un relieve que sube desde los 400 a los 2.000 metros sobre el nivel del mar y se reparte entre cinco valles que jalonan otros tantos ríos. Aristóteles dijo hace más de veinticinco siglos que “la naturaleza no hace nada en vano”, una afirmación que se verifica en Somiedo. La variedad geológica de la zona ha creado a lo largo de los siglos uno de los conjuntos lacustres más interesantes de Asturias. En el Parque Natural de Somiedo podemos visitar el lago del Valle, el mayor de Asturias, así como los lagos de Saliencia y las lagunas del Páramo. La visita a estas zonas con un guía experto puede ser una de las experiencias más inolvidables de nuestro paso por las tierras somedanas. Otra opción es hacer ese camino a caballo, atravesando las brañas en las que la trashumancia ha dejado las huellas arquitectónicas de las cabanas de teito, refugios naturales ligados a la ganadería y el pastoreo.

El primer acercamiento a Somiedo suele sorprender porque nos adentramos en un espacio realmente natural, con un 60% de sus ingresos procedentes de la ganadería y una población que apenas supera las 1.500 personas, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística. Estas circunstancias dan al entorno una singularidad que encandila al viajero. Paco Nadal, uno de los más prestigiosos blogueros especializados en viajes ha escrito en fechas recientes que “creo que no se exagera al decir que el parque natural de Somiedo, en Asturias, es una de las grandes zonas salvajes de Europa occidental”.

Naturaleza, cultura, etnografía, paisajes, rutas… Somiedo y su entorno presentan una oferta muy tentadora para el viajero y rematada con propuestas hoteleras y hosteleras muy apetecibles. Sobre ellas volveremos en otro paseo por esta Reserva de la Biosfera.